Por qué Folletos publicitarios

Folletos publicitarios

¿Por qué folletos publicitarios y no otra cosa? Te preguntarás al leer este artículo. Pues bien, te contaré por qué escribo hoy sobre esto.

Cuantas veces me habré encontrado con un “charlatán” que no para de hablarme de los servicios de su empresa, de lo buenos que son haciendo lo que hacen y de la cantidad de años que llevan en el sector. Te sientes acosado ¿nunca te ha pasado?. Y yo en esos momentos pensando para mis adentros “¿no me podrá dar uno de esos folletos publicitarios y ya me entero yo de lo que me quiera enterar?“.

Luego, viendo un programa de televisión americano donde los dueños de empresas famosas se infiltran de incógnito entre sus trabajadores, apareció un caso, donde el jefe se dio cuenta de un problema bastante gordo. Sus trabajadores tardaban 15 minutos en atender a cada cliente, y eso formaba una cola de espera infinita y desesperante. Tenían que dar a los clientes demasiada información, y a algunos se les agotaba la paciencia escuchando tantas indicaciones.

Y después de esto, digo yo, ¿no sería más fácil y rápido darles a cada uno de estos clientes diferentes folletos publicitarios con toda la información que van a necesitar?. De esta forma, solo tendrían que prestar 5 minutos como máximo para atender a casa cliente, lo justo, para recoger sus datos y desearles una feliz experiencia.

A simple vista, podemos decir que sus beneficios son pocos ¿verdad?.

Dirás, “buah! pues enseñar lo que hago y generar más clientes!”.

Mmm…¡vale!¡si!, pero… ¿Cuáles podemos añadir si analizamos a fondo la situación?¿Qué beneficios pueden aportar los folletos publicitarios a tu negocio? Pues ya seas un abogado especialista en divorcios, o una empresa especialista en seo, ingeniero o una empresa de estética y belleza. Los beneficios son:

  • Fluidez, eficacia y productividad: Si te das cuenta, con los ejemplos del principio, se visualizan muy bien estos beneficios. Los empleados no tendrían que malgastar sus energías, ni su tiempo, en contar una y otra vez lo mismo a todos los clientes, y por este motivo aquí, los folletos publicitarios serían de gran utilidad. ¿No te parece?.
  • Imagen, impresión y atractivo: Los folletos publicitarios no sólo informan, sino que también seducen. Un diseño apropiado a tu filosofía de negocio, donde al verlo el cliente pueda sentirse atraído por lo que haces.
  • Difusión y expansión: Al ser algo palpable, puede moverse de un lado para otro, por lo tanto, es fácil que caiga en manos de un cliente que desconocía tu actividad. Yo misma soy, de las que cuando ven un montoncito de papeles, siento una incontrolable atracción por coger uno y ver de qué se trata (sobre todo, si veo algo en ese folleto que de verdad me seduzca, como una buena imagen que despierte mi curiosidad).
  • Seguridad corporativa: Con esto me refiero a que, cuando uno trabaja con material corporativo, siente mayor confianza cuando realiza su trabajo. ¿Por qué? Pues yo creo, que por dos simples razones. La primera, porque alimenta nuestro orgullo, y la segunda, por el respaldo. ¡Es como trabajar completamente vestido! A veces, cuando me ha tocado trabajar en alguna empresa sin material corporativo, me he sentido como si estuviera desnuda, y esa sensación puede llevarte a bajar tu rendimiento, tu autoconfianza.
  • Conexión con el cliente: Hoy en día, gracias a los avances tecnológicos y la adaptación de los negocios al mundo digital, se pueden aprovechar los folletos publicitarios no solo para informar, dar buena imagen, lograr mayor eficacia o aumentar alcance, sino también para conectar con tus clientes. Añadir códigos QR con alguna promoción especial, darles ciertos privilegios por pertenecer a tus seguidores,etc. Solo se trata de echarle imaginación y saber cómo sacarle el jugo a la publicidad impresa.

¿Crees que hay algún otro beneficio que no he comentado aquí? ¿Has conseguido alguno de los mencionados gracias a los folletos publicitarios? ¡Compártelo con todos escribiendo un comentario aquí abajo!

También nos ayudas comentando aquí abajo, hables para bien o para mal. Lo importante es que tu crítica sea constructiva.